Contratos Informáticos: Las Relaciones Contractuales en la Operatoria de los Bancos de Datos

por Daniel Ricardo Altmark*


1. INTRODUCCIÓN

En trabajos anteriores hemos intentado un análisis, en primer lugar del contenido del derecho en la elaboración de soluciones jurídicas adecuadas a las nuevas problemáticas que interrogan al jurista, como producto del impacto de la informática en la sociedad y el derecho.
Hablamos de los contratos informáticos, el régimen legal del software, el documento electrónico, la transferencia electrónica de fondos, el delito informático, la problemática de los denominados flujos de datos transfronteras, la responsabilidad civil emergente de la informática2.
Señalamos, recogiendo el aporte de la doctrina y jurisprudencia extranjera, así como las conclusiones de numerosos congresos y jornadas nacionales e internacionales3, el carácter particularmente especifico de los contratos informáticos, que requieren en consecuencia un tratamiento jurídico especial que, superando las fronteras de la normativa regulatoria de los contratos civiles y comerciales, responden a las características particulares del mercado internacional de tecnología informática, a la especificidad de su objeto y delos intereses en juego, así como a su trascendencia económica para la empresa y el Estado.
En esta orientación, nos proponemos en este trabajo analizar algunos aspectos particulares de las relaciones contractuales Je diverso tipo, que rodean la gestión de los bancos de datos así como la comercialización de la información en ellos almacenada.
La diversidad y extensión de la temática que en este ámbito particular requiere la atención del jurista, nos obligará al abordaje de algunas cuestiones puntuales, dejando otras para su tratamiento en posteriores trabajos.

2. BANCOS DE DATOS

2.1. Concepto

Es evidente que el punto de partida para el desarrollo de las reflexiones propuestas deberá asentarse en la definición del concepto de banco de datos.
En el ámbito de la expansión de las tecnologías de la información y las comunicaciones, la informática documental adquiere una importancia creciente.
Dicha importancia reside, en primer lugar, en la potencialidad de almacenamiento de gran cantidad de información, unida a la posibilidad de su rápida e inmediata recuperación; y en segundo lugar, y ello en virtud de la complementación lograda entre la informática y las telecomunicaciones, que han dado nacimiento a la telemática, a la efectivización de la mencionada recuperación a distancia o telemática de la información.
En relación al concepto de banco de datos, evitaremos adoptar su sentido técnico informático4 para ubicar el concepto sosteniendo que constituye un fichero documental capaz de concentrar gran volumen de información con referencia a una o varias disciplinas, consultarles en tiempo real y en forma coloquial, también mediante la utilización de terminales remotas.
En nuestro país, y en el ámbito jurídico, el SAIJ, Sistema Argentino de Informática jurídica, constituye un banco de datos de jurísprudencia, legislación, doctrina, decretos nacionales, convenios colectivos, etc., consultarle en forma directa o mediante la utilización de terminales remotas.
A los efectos del presente estudio, consideramos a los bancos de datos en toda su diversidad: públicos o privados, cualquiera sea su naturaleza (técnica, económica, jurídica, etc.) para utilización de un sector específicamente interesado o del público en general, ya sea que la información contenida se encuentre almacenada en forma de referencias bibliográficas, abstractas o texto completo, incorpore gráficos, dibujos o imagen, etcétera. 5


2.2. La noción del productor

Se entiende por productor a aquel que constituye a partir de la información primaria (documento original; en informática jurídica texto complemento de la ley o la sentencia) un conjunto completo de datos interrogables, en principio por vía informática y comunicación telemática, lo que no excluye la prestación del servicio en forma directa, denominado por los franceses Questions-Réponses, por carta o por teléfono.
Debe señalarse que si bien el productor podrá reunir las funciones propias de su función, con otras vinculadas a la gestión global del banco de datos tales como la función de generación informática de la información (el serveur de los franceses) esto es el centro de cómputos que hará factiblela recuperación de los documentos elaborados por el productor, así como la de distribuidor del producto final a los potenciales interesados.
Destacamos que las relaciones entre los proveedores de la información de origen, el productor, el centro de cómputos, el distribuidor y los usuarios constituyen el abanico de relaciones contractuales específicas que rodean la gestión de un B.D.
A los efectos del posterior estudio de las distintas relaciones contractuales que reodean la operatoria de los bancos de datos, es conveniente resumir las funciones que caracterizan el rol del productor, uno de los sujetos que hacen a la naturaleza de su funcionamiento.
El rol de productor se centra pues, en los siguientes aspectos:
a) Concepción del proyecto: nos referimos a la definición de objetivos, la consecuente naturaleza de la información a registrar (palabras, cifras, gráficos, diseños, sonido y sus posibles combinaciones), así como tenor de las registraciones (texto completo o abstract) definición de la unidad de registro y formato de documento.
b) Colecta de la información.
c) Elaboración de los datos: comprende el análisis, la interpretación y la indexación de los documentos primarios, o bien la redacción de los abstracts.
d) Organización y coordinación de la producción.

2.3. Otras funciones en la operatoria de los bancos de datos

Un banco de datos es generalmente explotado por vía de su difusión informática, esto es la posibilidad de acceso al mismo y recuperación de la información requerida por medio de la utilización de terminales remotas conectadas telemáticamente, aunque, como lo hemos dicho puede prestar sus servicios por medio de la evacuación de consultas por distintos medios6.
En cuanto al primer aspecto la denominada por la doctrina francesa difusión informática, comprende, en principio, la puesta a disposición de los potenciales usuarios del banco de datos con su caudal de información almacenada, ello requerirá el desarrollo y actualización de programas específicos de carga y recuperación de la información, generación de los datos a efectos de su posterior transmisión por vía telemática. Es la función del centro de cómputos, el serveur de los franceses, función específica ésta, que eventualmente podrá ser asimismo desempeñada por el productor, y que conforme dicha circunstancia se verifique o no, importará relaciones contractuales de distinta naturaleza.
El segundo aspecto, lo ubicamos específicamente en otra de las funciones esenciales que hacen a la operación de un B.D.
Nos referimos a su comercialización. Esta función, que puede asimismo denominarse como distribución, comporta diferentes subfunciones como en el caso del Servicio del Centro de Cómputos (diseño informático, programación, graboverificación, corrección, etc.) o funciones conexas. La existencia de las subfunciones en el ámbito de la distribución, determinará asimismo relaciones contractuales complejas y permitirá definir aspectos vinculados a la responsabilidad de las partes.
Destacamos entonces las principales subfunciones que ubicamos en el ámbito de la función comercialización o distribución:
a) Promoción del banco de datos: comprende las distintas formas publicidad y las demostraciones, que, conforme la naturaleza del producto banco de datos, son de importancia primordial.
b) Contratación y facturación: el contrato entre distribuidor y usuario constituye uno de los ámbitos contractuales emergentes de la operación de un B.D.
c) Formación y capacitación de los usuarios.
d) Servicio de posventa: atención de las dificultades del usuario en la
utilización y aprovechamiento de la información ofrecida.
e) Intermediación entre el distribuidor y el usuario: para los casos cn que el usuario no recupera en forma directa la información requerida utilizando su terminal remota7. La relación contractual que une a un intermediario y distribuidor, constituye una hipótesis diferente de contratación a analizar.
f) Transporte de la información: esta subfunción se refiere a las distintas vías de acceso al banco de datos a través de terminales remotas, y de ella surgen aspectos jurídicos específicos.
En nuestro país, sin entrar a analizar aspectos eminentemente técnicos, las posibilidades de transporte de la información pueden resumiese en las siguientes:
1.Línea telefónica normal.
2.Línea punto a punto.
3.Red AMAC: red específicamente diseñada y dedicada al teleprocesamiento.

En el ámbito del transporte de información, aspecto que sólo pretendemos abordar tangencialmente en este trabajo, surgen cuestiones vinculados, por un lado, a las variables contractuales, y por otro a aspectos de responsabilidad en materia de telecomunicaciones.
De breve análisis funcional precendente surge una primera conclusión referida a las tipologías contractuales posibles en atención o respuesta a las características particulares de la relación que se establezca entre las diferente funciones y subfunciones.
a) caso en que un organismo (público o privado) produce un banco de datos para uso interno y sin la intervención ni de un servicio de computación ni de un distribuidor.


Si bien, en esta hipótesis las relaciones contractuales, se reducen a su mínima expresión, ellas estarían vinculadas a las relaciones con los proveedores de sistemas y el personal utilizado en la operación.
b) El productor absorbe la función de distribución pero contrata el servicio de computación.
El servicio de computación, el serveur, comprende la provisión de energía informática.
El universo contractual a analizar en esta hipótesis es el que une, específicamente al productor-distribuidor con el servicio de computación, así como aquél con los usuarios.
c) El productor recurre a un servicio de computación que ejerce a su vez la función de distribución.
d) El productor, contrata el servicio de computación informática, y en forma independiente la distribución.
Del análisis antes expuesto surge claramente la complejidad de los aspectos contractuales vinculados a la gestión de un B.D., algunos de los cuales abordaremos en particular.


3. RELACIONES CONTRACTUALES DEL PRODUCTOR.-DISTRIBUIDOR CON LOS USUARIOS

En el caso ya mencionado, en el que el productor asume la función de comercialización distribución, será necesario determinar, por un lado, los aspectos contractuales que enmarcan la relación de éste con el servicio de difusión informática (centro de cómputos), y también las que abordaremos en este acápite, orientadas a su vinculación con el usuario-cliente.

3.1. Principales estipulaciones contractuales

a) En atención a que la obligación objeto del contrato a cargo del productor-distribuidor, es la puesta a disposición del usuario del banco de datos a efectos de su útil aprovechamiento por éste, incorpora distintas obligaciones que deberán definirse contractualmente.
§ Entrega al usuario de una descripción precisa del banco de datos, junto al denominado manual del usuario.
§ Formación y capacitación del usuario: aspecto que puede incorporarse a una cláusula cotractual específica, previéndose en general el pago de un precio de la obligación o prestación principal.
Deberán establecerse en cada caso las características y condiciones de la capacitación; así corno la previsión de la necesaria recapacitación o capacitación específica para el caso de puesta a disposición de un nuevo producto en el banco de datos que así lo requiera.
Las condiciones de la capacitación (extensión de los cursos, centro de capacitación, cantidad de personas a capacitar por usuario material didáctico, cursos especiales, etc.) corresponde sean, en interés de las partes, determinadas contractualmente.
§ Asistencia al usuario: la difusión informática que permite la interrogación del banco de datos por vía telemática, mediante la utilización de terminales remotas, y la consecuente intervención en la operación de equipamiento , programas específicos de comunicación, incorpora como una de las obligaciones específicas a cargo del proveedor-distribuidor, la de asistencia y atención al usuario.
Atento esta obligación es complementarla de la obligación principal de puesta a disposición del banco de datos, convendrá especificar en el contrato aspectos tales como las características de la asistencia (de urgencia o en respuesta a requerimientos planificables), la forma de acceso y el tiempo de respuesta, cuando corresponda sustitución de elementos (especialmente en el caso en que la terminal remota y el programa de recuperación es provisto por el distribuidor), etcétera.

§ La puesta a disposición del usuario del banco de datos está orientada, salvo específica estipulación en contrario, a su aprovechamiento útil para la satisfacción de sus propias necesidades. Este aspecto que establece la oligación del usuario de abstenerse de reproducir la información recuperada con fines comerciales, hace referencia asimismo a la especificidad del objeto contractual.
§ El contrato que vincula al productor-distribuidor con el usuario, determinará las condiciones concernientes al acceso al banco de datos (características de la conexión, horarios, etc.), de las que, en el caso que analizamos surgen a cargo del productor-distribuidor obligaciones que si bien son propias del sujeto encargado de la difusión informática, conforme al carácter de las partes contratantes hará surgir la responsabilidad directa de aquél.
§ En lo referente a la tarifa del servicio, el contrato deberá establecer el precio de la conexión y las interrogaciones.
Podrán establecerse, en este aspecto, distintas modalidades (abonos, tiempos mínimos de consulta, tiempo de consulta efectiva, escalas dececientes, etc.), así como tarifas específicas en atención al tipo de consulta y las características de la respuesta8.

3.2. Obligaciones relativas a la confidencialidad

El productor-distribuidor deberá mantener el secreto profesional y el deber de discreción en lo referente al respecto de la confidencialidad de las interrogaciones del usuario. no pudiendo revelar a terceros el tenor de las mismas.
El incumplimiento de tal obligación de confidencialidad, podrá acarrear, según el caso, la responsabilidad civil e incluso penal del productor-distribuidor.
Las cláusulas contractuales a estipularse con referencia a este aspecto, deberán tenerse presentes en ambos componentes de la relación contractual, esto es, en el contrato entre el productor-distribuidor con el cliente, así como en el de aquél con el encargado del service de computación o de la difusión informática.


3.3. Cláusulas relativas a la responsabilidad

Si bien no es nuestra intención, en atención a la extensión de este trabajo, efectuar un análisis de la responsabilidad emergente de la gestión de un banco de datos, aunque más adelante aportemos algunas reflexiones sobre aspectos que deberán especificarse la materia, es importante destacar algunos en la redacción del instrumento contractual.
La primera cuestión que merece ser atendida es la referida a las denominada cláusulas limitativas de responsabilidad.
Como se ha sostenido en diferentes trabajos, estimamos que la inclusión de cláusulas restrictivas o limitativas de la responsabilidad del productor-distribuidor, vician el necesario equilibrio entre las partes contratantes, por lo que deben considerarse nulas aquellas introducidas en los contratos con el mencionado objetivo.
Por otro lado, junto a cláusulas referidas a la responsabilidad genérica que surge de la teoría general del contrato, deberán tenerse presentes las cláusulas directamente vinculadas al eventual incumplimiento de las obligaciones específicas que surgen para las partes en razón de
la particular naturaleza del contrato que nos ocupa.


4. RELACIÓN CONTRACTUAL ENTRE EL PRODUCTOR-DISTRIBUIDOR Y EL SERVICE DE COMPUTACIÓN

Como lo relatamos anteriormente, el serveur de la doctrina francesa, nuestro service de computación o soporte informático, es el proveedor de energía y servicios informáticos del productor con quien contrata; en la hipótesis que estudiamos, el service no tiene relación contractual alguna con el usuario.

4.1. El acceso al banco de datos

La prestación esencial del service consiste en el aporte de los elementos técnicos y operativos necesarios para permitir la interrogación en forma satisfactoria del banco de datos, cuyas condiciones deberán establecerse contractualmente. Hacemos referencia aquí al horario de prestación del servicio, velocidad de respuesta, atención simultánea a determinado número de usuarios. Es importante que el contrato entre el productor-distribuidor y el service prevea un procedimiento de constatación de las interrupciones del servicio, esperas para el acceso no previstas, así como otros incidentes que en el área de la difusión informática perturbe el servicio, debiendo convenirse expresamente las medidas a tomar en caso de dificultades de este tipo, que conforme las circunstancias, puedan calificarse de graves o excesivamente durables.
El productor-distribuidor, si bien ejerce en forma natural y permanente su función de control del cumplimiento de las obligaciones contractuales del service, en atención a su propia conexión, tendiente al desarrollo, mantenimiento y actualización del banco de datos, deberá asimismo establecer los mecanismos necesarios para recibir de los usuarios, de inmediato o periódicamente, la pertinente denuncia de interrupción, detención o cualquier otro incidente que perturbe el acceso satisfactorio al B.D
La calidad requerida de la prestación del servicio del service supone que los medios utilizados (hardware y software) son suficientes para garantizar el acceso satisfactorio del usuario el B.D., y que se prevean dispositivos de seguridad para los casos de detención o sobrecarga del sistema afectado a la explotación del B.D.
En este sentido, el service, deberá asegurar contractualmente el mantenimiento del equipamiento y los programas de interrogación.
El productor-distribuidor, es claro que no tendrá acción alguna contra el proveedor del equipamiento y el software, en caso que los mismos no respondan fielmente a las necesidades requeridas por el usuario (en este caso el service), será obligación del service, entonces, y en virtud no sólo de los instrumentos contractuales que lo vinculen con sus proveedores, sino en aplicación de los principios generales de la contratación informática reclamarles el cumplimiento de sus obligaciones contractuales.
Estas cuestiones, de donde surgirán elementos esenciales que definirían la responsabilidad de las partes, deberán establecerse contractualmente, debiendo formar parte de la documentación contractual, los mencionados contratos de provisión y mantenimiento9 del sistema, a efectos de su conocimiento por el productor-distribuidor.
Otro aspecto importante que debe ser tomado en cuenta en la negociación y redacción de estos contratos, es el referido a las condiciones determinadas en las cuales el service podrá introducir modificaciones en el software de interrogación, en la medida en que tal cambio afecte la naturaleza o normal explotación del banco de datos.
En este supuesto deberán tenerse en cuenta los siguientes principios
a) El cambio de que se trate no deberá importar deterioro en la calidad de prestación del servicio.
b) No podrá importar cargas seplementarias a cargo del productor-distribuidor, en conceptos tales como recarga de documentos, reformateo, recapacitación de usuarios.

El proceso de captura de datos.

Las condiciones de generación de la información prevista por el productor-distribuidor, así como su actualización y crecimiento deben ser precisadas en el contrato.
En efecto deberán determinarse aspectos tales como la forma de provisión de los documentos, los tiempos específicos de generación en caso de actualización de documentos así como la periodicidad, en determinados casos de la provisión de documentos actualizados, definición de los controles de errores o de calidad del documento o cargo de cada una de las partes.
Las modificaciones de estructura o formato requeridas por el productor-distribuidor, deberán formar parte de acuerdos complementarios del contrato.


5. RELACIONES CONTRACTUALES ENTRE EL PRODUCTOR Y EL SERVICE DISNUBUIDOR

En el caso que analizamos, el productor recurre a un service que no sólo toma a su cargo las funciones y obligaciones vinculadas a la denominada difusión informática, sino también, las que correspondan al rol del comercializador-distribuidor.


5.1. Modalidades y cláusulas específicas concernientes a la comercialización

a) La distribución.
En el caso que ahora nos ocupa el productor confía su balance de datos al service a efectos de que el que lo distribuya, no existiendo relaciones contractuales, entre aquél y los usuarios del B.D.
Claro está, que la inexistencia de relación contractual directa no elimina en forma absoluta la responsabilidad eventual del productor, particularmente en relación al contenido del B.D.
Al contratar con el service, se convendrá, no solamente las condiciones de puesta en marcha y mantenimiento del banco de datos, sino también de todo lo referido al acceso al servicio, horarios, tiempos de respuesta, etc. Por otro lado el contrato incluirá la descripción del contenido, características y naturaleza del B.D.
Asimismo, para el caso de calidad defectuosa de la prestación del servicio, el productor gozará del derecho de demandar sea solucionada la falta y de, en consecuencia el service-distribuidor, fiel cumplimiento a sus obligaciones contractuales, reservándose asimismo el derecho al reclamo del resarcimiento de los daños y perjuicios que dicho incumplimiento le cause. Es recomendable, en este sentido, la incluisión expresa de cláusulas penales en caso de incumplimiento, o bien de condiciones dadas las cuales el productor podrá resolver el contrato de puro derecho.
Finalmente, es importante mencionar en este aspecto, que la función de distribuidor otorgada por esta tipología contractual al service, puede ser exclusiva o no. La inclusión de la exclusividad, obviamente elevará en forma sensible la renta a favor del productor.


5.2. Los otros aspectos de la comercialización

En lo referente, tanto a la promoción del banco de datos como a la capacitación de los usuarios, deberán por un lado, establecer pautas contractuales claras que establezcan las características de las mencionadas obligaciones, debiéndose prever asimismo, en atención a la naturaleza de las mismas, las formas de cooperación entre las partes, sobre todo en el caso en que el sevice distribuya más de un B.D.
El contrato será temporal y renovable incluso por tácita reconducción bajo condiciones previstas, o bien por medio de acuerdos periódicos.
Deberá establecerse asimismo el mecanismo que asegure la fijación de común acuerdo de las tarifas de acceso y utilización, así como el monto de la renta debido al productor y sus condiciones de pago.
Con referencia a los derechos del productor a acceder a información referida a los usuarios, es un aspecto que deberá formar parte de una clara definición de la normativa contractual, aunque aspectos tales como los vinculados a la información referida a las consultas y su forma de efectivización, hacen a la naturaleza de la función del productor.
Finalmente correspondería mencionar la cuestión de la existencia o no de una acción directa del usuario contra el productor no distribuidor.
Decimos mencionar ya que constituye un aspecto importante de la responsabilidad civil que emerge de la gestión de un banco de datos que por su amplitud excede el marco de este trabajo.
Creemos que el caso que nos ocupa, y exclusivamente para la hipótesis de obtención de información incompleta o errónea, o bien de algunas que contradigan el contenido, el usuario tendrá acción contra el productor por resarcimiento de los perjuicios causados.
En Francia, un sector de la doctrina sostuvo la aplicación al caso del principio sustentado por la Corte de Casación en fallo del 9 de marzo de 1983, en el sentido de que el subadquirente dispone contra el fabricante de una acción directa fundada sobre la no conformidad de la cosa entregada, y que dicha acción es de naturaleza contractual.


6. RELACIONES CONTRACTUALES ENTRE EL PRODUCTOR QUE NO ASUME LA FUNCIÓN DE SERVICE Y EL DISTRIBUIDOR

Deberemos analizar brevemente al solo efecto de complementar conceptos ya definidos, dos hipótesis distintas:

a) El productor contrata solo con el distribuidor, quien a su vez contrata con el service.
b) El productor contrata separadamente con el service por un lado y con el distribuidor por el otro.

La primera hipótesis pareciera la solución más simple al centralizar las obligaciones contractuales, aunque ubica en cabeza del distribuidor obligaciones y consecuentes responsabilidades que exceden el marco de la función de comercialización.
En esta situación deberá preverse un mecanismo de cooperación entre las partes y el hecho de que el mayor peso de las responsabilidades del distribuidor hará más rentable su participación en el negocio.
En el segundo caso, la complejidad contractual es mayor, fundamentalmente teniendo en cuenta la necesaria complementación de las funciones, asumiendo cada parte las obligaciones propias de su función, y el productor también de la necesaria coordinación entre ellas.

7. CONSIDERACIONES FINALES

El análisis funcional efectuado y en función de ello la descripción del abanico de relaciones contractuales emergentes de la operación de un B.D., demuestran, por un lado, las especificidades que de ellas surgen y que requieren ser particularmente estudiadas, así como la trascendencia general de relaciones entre informática y derecho que ubique a aquélla como objeto y constituyan el contenido del denominado derecho informática.
Intentamos introducir una nueva temática en el marco de desarrollo de las modernas contrataciones, y debemos concluir estas reflexiones privilegiando la especificidad de la contratación informática y la necesidad de profundización de su estudio, así como la intención de avanzar en este aporte con el análisis de la responsabilidad civil emergente de la gestión de los B.D.


* Director del Instituto de Informática y Derecho del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. - Consultor del P.N.U.D. - Profesor de Posgrado, Facultad de Derecho - U.B.A.
1 A los efectos del presente trabajo donde diga B.D., se entenderá banco de datos.
2 D.R. Altmark, La etapa precontractual en los contratos informáticos, en Informática y Derecho, Aportes de Doctrina Intenaiconal t. I, ps 5 y slgts.; D.R. Altmark, Contratos informáticos - El contrato de mantenimiento, en La Ley, 1986-B, 719; D.R. Altmark y S.D. Bergel, Aspectos de los contratos infomáticos, Ponencia ante las Primeras Jornadas Nacionales de Derecho Informático, setiembre de 1986; S.D. Bergel, La responsabilidad civil emergente de la informática, en informática y Derecho, Aporte de Doctrina Internacional, vol. II; D.R. Altmark, Aspectos jurídicos de los datos transfronteras, en Revista de Derecho Industrial, num. 18, p. 449.
3 Los eventos de carácter internacional más importantes que han aportado as la elaboración de la moderna doctrina han sido el V Congreso Internacional de Informática y Reglamentaciones jurídicas, Organizado por la Corte Suprema de Casación, celebrado en Roma en mayo/88 y el Congreso Veinte años de informática y Derecho celebrando en Estrasburgo, noviembre 1988 organizado por la ADIJ. En nuestro país merecen mención las Primeras. Segundas y Terceras jornadas Nacionales de Derecho Informático, celebradas en Buenos Aires, las jornadas al Servicio del Derecho organizadas por la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires y el Primer y Segundo Coloquio sobre Docencia e Inverstigación en Informática y Derecho, celebrados en la Ciudad de Córdoba, así como el Primer y Segundo Congreso de Informática jurídica, celebrados en la Ciudad de Córdoba, así como el Primer y Segundo Congreso de Informática Jurídica, celebrados respectivamente e las ciudades de Rosario y Córdoba.
4 Groupement Francais des Fornísseurs Dinformation en ligne Les Relationes Contractuelles des Producteurs de basas et banques de données, p. 20, Ed. Dalloz.
5 A. Traversi, In diritto dellinformatica, ps. 51 y sigts. Ed IPSOA
6 Este tipo de consultas también se han puesto en práctica en nuestro país a través de la instalación de los C.I.D. Centro de Información Directa del S.A.I.J.
7 En este aspecto el S.A.I.J. puso a disposición de los operadores jurídicos a fines de 1989 un nuevo servicio denominado dossier, consistente en un material conteniendo información sobre una temática determinada, previamente ordenada y clasificada, a disposición en 48 horas.
8 Mario G. Losano, Il diritto dellinformatica, ps. 106 y sigts., Ed. Einaudi.
9 D. R. Altmark, Contratos informáticos. El contrato de mantenimiento, La Ley, 1986-B, 719.


- Estratto da Informatica e Diritto. Edizioni Scientifiche Italiane